A.

 Una voz arrugada te nombra
aunque ya no existas.
Voy quitándome los ojos
y en lo negro
germinan despojos, cuerpos al revés.
Son madres con vientres vaciados
que te sueñan.
¿Será así la muerte, compañera?
¿Será como un hueco
en el centro de uno mismo?
Tu pelo, tu dirección
se borran de la agenda.
Es el tiempo, vacío redondo
que cava y espera.
La ciudad esconde a sus muertos
y te dejo en paz.
Ojalá una tarde que no duela tanto
te encontrara por las calles
de otra vida en esta.

10 comentarios:

Ary dijo...

El vacío es una lata de arvejas
y una lata de atún
abiertas.

TORO SALVAJE dijo...

Hay que enterrar a nuestros sentimientos rotos.
Es duro y crudo, pero no queda otra.

Besos.

letras de arena dijo...

Muy sugerente y bello.
Un abrazo.

l'idiot de la famille dijo...

el despojo hecho palabra. Muy bueno!
"es el tiempo, vacío redondo que cava y espera..."
regresaré!!!saludos

Dante B. dijo...

me gusta este desdibujamiento paulatino, llevado incluso al plano físico de la letra

On the road dijo...

Ojalá.
(Sí, es un hueco y está enmedio.)

moreiras dijo...

Aparezco por casualidad, vagabundeando, y me gustan tus palabras. Me apunto el camino. Saludos

Clarice Baricco dijo...

Hoy es un día de esos que duelen y leer tu poema, pues me llega.

Beso.

malditas musas dijo...

ary, l'idiot de la famille y moreiras, un gusto tenerlos en casa. Muy bienvenidos.

toro, o escribirlos, que es otro modo de enterrar

letras, gracias

dante, el desdibujo de la ausencia quizá

on the road, (H)ay.

clarice, ojalá las horas del dolor fueran más cortas, tuvieran apenas tres minutos. Te abrazo.

gracias a todos.

musa

Gloria dijo...

Me gusta tu blog!
un saludo!